25/1/15

La verdad sobre Belén Esteban

Hasta ahora siempre había pensado que Belén Estaban venía a ser básicamente la payasa del pueblo. Pero no en un sentido despectivo ni nada. Ella cumple más o menos la misma función que un payaso, con la diferencia de que su target no son niños pequeños, sino tercera edad y adultos infantilizados.  También es verdad que un payaso al menos es consciente de que es un payaso, y Belén parece que se cree algo así como una representante de la gente de barrio en el mundillo teóricamente glamuroso del famoseo, o al menos eso es lo que yo he podido deducir de la lectura de Ambiciones y reflexiones. Teniendo en cuenta todo esto, entiendo que a mucha gente le joda que esta mujer gane el dinero que gana y sea tan popular cuando lo único que tiene en su currículum es una relación sentimental fracasada con Jesús Janeiro. Y es normal. Porque jode, porque no es justo. Pero al fin y al cabo en ningún artículo de la constitución pone (ni debe poner) que la sociedad tiene que premiar a los que más se esfuerzan ni a los más inteligentes, así que no nos queda otra que resignarnos y lidiar con ello.

Ahora bien, desde que ha empezado GH VIP me he dado cuenta de que Belén Esteban no sólo es una payasa, sino que además es mala persona. Los que estáis más puestos en el mundillo del corazón quizá lo supieseis desde el principio, pero yo lo he visto claro como el agua. Porque tiene un rasgo muy típico de la gente que es mala gente: si tienes un problema con ella, por nimio que sea, se va a obsesionar contigo y no va a parar hasta hundirte. Independientemente de lo que hagas. Disfruta del proceso como no disfruta de otras cosas más sanas que ofrece la vida, y pobre del que se interponga en su camino. Es lo que hemos visto esta semana. Belén Esteban es una señora llena de odio, está podrida por dentro y lo manifiesta con una agresividad que a mí personalmente me da más pena que otra cosa. Luego lo justifica todo diciendo que ella es así, que es una tía de barrio, que no puede cambiar lo que es y que está orgullosa de ello. Y yo digo que los cojones, que no hay nadie más de barrio que yo mismo, y ni de lejos soy así. 

Y por eso, amigos, siempre que tengáis algún dinero, gastadlo en libros o en lo que sea, no en cocaína. Mirad lo que ha hecho la droga con una chica que en los años noventa era perfectamente normal, que no necesitaba trepar en el mundo del periodismo deportivo para conquistar a un tipo rico y famoso. Terrible.

2 comentarios:

Marta Máster dijo...

Hola: cuando empezó Belén Esteban en la tele, hace más de 10 años, me pareció un personaje peculiar porque nunca había visto en un medio de comunicación a alguien tan ''de barrio'' y sin preparación cultural ocupando portadas de revistas y minutos de televisión. Con el tiempo y sus problemas de las drogas ya no la puedo ni ver y me alegra que toda España se dé cuenta de lo que tu apuntas. Aún por encima se cree alguien y es una malísima persona... para mí una cocainómana que nunca podrá ser feliz porque no se aguanta ni ella... seguimos en contacto

Luis dijo...

Ojalá, ojalá toda España se dé cuenta xd