16/5/18

Tutorial: cómo conseguir más matches en Tinder


 No he hecho los cálculos precisos, pero a ojo de buen cubero tengo una tasa de match en Tinder de 3-5%, depende de la época, y dando like a literalmente a todas. Y en los matches que me salen pues hay de todo, pero en general suelen ser chicas que no son muy proactivas y que si les doy la oportunidad es porque no hay alternativas mejores, o simplemente no hay alternativas. Diablos, una vez incluso me encontré con un gay que estaba allí porque le daba morbo ligar con heteros. Es horrible. Incluso te acaba afectando psicológicamente porque al final te crees menos atractivo de lo que eres y a las tías normalitas las acabas endiosando. A mí me gusta tomármelo con humor, pero entiendo que a muchos la frustración les lleve a la misoginia, que ahora se organiza en torno a sectas de internet como The Red Pill, MGTOW, Incels, etc. Si has llegado hasta aquí porque te identificas con lo que he dicho en esta introducción, ¡quieto! ¡No entres en el foro de MGTOW aún! Porque creo haber dado con la solución.

Todos los tutoriales para maximizar tus matches en Tinder te vienen a decir más o menos lo mismo. Las fotos tienen que ser buenas y variadas: actividades al aire libre, en lugares interesantes, con amigos, que digan mucho de ti, etc. La descripción tiene que tener gancho, decir mucho de ti en el mínimo espacio posible. Todas esas cosas están bien, de hecho lo vas a tener que hacer sí o sí;  no volveré sobre ello porque hay cientos, quizá miles, de tutoriales y videotutoriales en internet. Este de Irina Vega y Onix Babe está muy bien, pero no dice algo importante, y es que nadie usa Tinder así. Ninguna chica dedicará a vuestros perfiles más de cinco segundos. La dinámica es más bien: nope-nope-nope-nope mmm este es guapo, voy a ver su perfil. Nosotros estamos en los nopes. Si el físico no es nuestro punto fuerte (ya no hablo de ser feo, sino simplemente no destacar por guapo) ni tenemos un fotógrafo que haga milagros, pocas van a pasar de la primera foto y muchas menos van a pararse a leer lo que tenemos que decir de nosotros. Descartados literalmente en cero coma. Esto es así, y es perfectamente comprensible: el mercado de las citas también se rige por la ley de la oferta y la demanda. Y la oferta de tíos es excesiva.
Dicho esto, vamos a ver cómo conseguir matches fácilmente. Aviso desde ya que vas a tener muchos matches (yo he sacado más de 30 en menos de 24 horas); lo que hagas luego con ellos es asunto tuyo. Para convertirlos en citas de verdad, acude a otros tutoriales. 

Paso 0: borra tu perfil y vuelve a registrarte

No es obligatorio, pero lo recomiendo. Es posible que alguna chica interesante haya deslizado tu foto hacia la izquierda en primera instancia. Ahora tendrás una nueva oportunidad.

Paso 1: busca a un buenorro

No basta con que sea guapo sin más, tiene que ser un titán, 10/10.  Obviamente que no sea famoso, pero tampoco te tienes que matar mucho a buscar. Hay un montón de modelos de Instagram a los que puedes pedir prestadas sus fotos durante unos días. Busca tres o cuatro fotos normales, que no sean de estudio. Las selfies por ejemplo van de lujo; a los normales no se nos recomienda pero a ellos les da igual. Aplica el sentido común y piensa en un perfil que tú te creerías. Súbelas a tu perfil. En este punto también te recomendaría escribir alguna frase simpática, con gancho, en tu descripción. Lo hará más verosímil.

Paso 2: espera

Estás buenísimo y muchas te están dando like esperando que se lo devuelvas. Ten paciencia y deja que se sigan acumulando. Después del primer día ya tendrás suficientes como para hacer cositas (puedes hacerte una idea aproximada de la cantidad en el apartado "mis matches", sin necesidad de pillar cuenta Gold), pero yo recomiendo dejarlo unos días a fuego lento. Tres estaría bien.

Paso 3: tu perfil real

Ya tienes los likes de un titán esperándote. Ahora vas a recogerlos. Para ello, pon tus mejores fotos, escribe tu mejor descripción, aplica todos los buenos consejos que te han dado y likea a todas las que te gusten. Veinte o treinta matches no te los quita nadie. Muchas, esta vez sí, se tomarán la molestia de mirar con más calma tu perfil, y tendrás la oportunidad de decirles algo. Tendréis, de hecho, una oportunidad de conoceros que no hubierais tenido si la propia dinámica de descartes rápidos que fomenta la app no fuese tan perjudicial para el hombre medio. Muchas te harán unmatch de todas formas, pero aún así saldrás ganando y tendrás más oportunidades que por el método tradicional.

No tiene mucho más. Esto debería caer de cajón, pero si alguien está pensando en hacerse pasar por el chico que haya elegido, no se lo recomiendo. No aporta nada y te cierra las posibilidades de una cita real. Y si te pones a hablar con una chica y le coges cariño... pues en fin, no hace falta que explique más. 

Ya te has saltado la principal barrera que pone Tinder a la hora de conocer gente. Todo lo demás depende de ti. ¡Suerte!

16/1/18

Madre! (D. Aronofsky, 2017)

Estoy leyendo críticas y comentarios varios a esta película. Algunas críticas negativas se quejan amargamente de que la cinta es una alegoría demasiado obvia, o más bien que es demasiado obvio que es una alegoría. Hay al menos tres discursos entrelazados: el religioso, el artístico y el de la relación de la humanidad con la naturaleza. Y cada internauta se monta su interpretación al respecto, así que tan obvio no será. Uno de los que se queja de que es muy obvio todo da por hecho que el personaje de Bardem representa a Dios, mientras que otro afirma con buenos argumentos que Bardem podría ser el Diablo, y que en realidad Aronofsky ha jugado a engañarnos. A mí me gusta pensar que la casa, la única localización donde se desarrolla todo, es la propia película, Bardem es el director, Lawrence es la inspiración y toda esa gente que destroza la casa reiteradamente son los espectadores con sus comentarios de mierda.

Intachable desde el punto de vista visual y con un reparto que lo hace genial, las críticas de Madre! se centran en que va de profunda y no lo es. Como crítica me parece una puta mierda: el autor ha hablado de varios temas "profundos" de forma alegórica y el resultado además de ser entretenido ha dado qué hablar; no sé qué más quieren algunos. Yo llegué virgen a la película; ya desde el minuto uno me olía que algo raro estaba pasando y a medida que iba avanzando la trama iba reinterpretando lo que había visto. Sí que es verdad que hay un punto en el que dices: aaaaaaaaaaaaanda, y queda todo visto para sentencia y para el desenlace, y a partir de ahí puede perder el interés para muchos. Y también comparto que la carga de surrealismo es demasiado bestia, aunque me gustó ver la locura en que acabó convirtiéndose la casa: daban ganas de estar ahí.

Cierto, no es una película perfecta. Por ejemplo, todo el rollo del sótano y de la sangre que se filtra me sobra (en el suelo parece que hay un coño), me parece demasiado mágico para el tono general de la película y a mí no me ha aportado absolutamente nada. Pero en general me parece que este tipo de Brooklyn ha hecho un gran trabajo. Sobre todo después de su anterior peli, Noé, que yo cuando la vi me quedé en plan: pero wtf, Aronofsky, wtf.

10/1/18

Mi inicio de 2018

He empezado el año a pelo, sin propósitos ni nada por el estilo. He empezado el año de resaca, como todos los años desde 2006, aproximadamente. Debería existir alguna alternativa lo suficientemente divertida a emborracharse después de las campanadas, pero aún no me sé ninguna. Es posible que los que tengan pareja se tomen las uvas y después de un par de copas y un baile se vayan a tener sexo. Algunas eligen locales swingers y hacen básicamente lo mismo, pero te tomas ese par de copas y luego vas a tener sexo con la pareja de otro. En cualquier caso son planes que para mí no sirven, por lo obvio. Y porque tampoco me siento del todo incómodo considerando el primer día del año una especie de cero de enero que no existe, en el que simplemente te dedicas a yacer en el sofá.

Después de ese día cogí un pequeño constipado. Suelo coger uno al año y esa es la única vez que me pongo enfermo, afortunadamente. Cuando me constipo hay tres fases:


  1. Empiezo a notar que algo no va bien en mi aparato respiratorio. Sé lo que se viene, pero rezo por que sea una falsa alarma. Incremento mi consumo de líquidos, a ver si cuela. No cuela, y al día siguiente me despierto con el primer trancazo.
  2. Durante dos o tres días estoy muerto. No muerto en realidad, porque el resfriado común no le impide a nadie seguir con sus quehaceres diarios, pero me cuesta un montón levantarme. Lo peor es despertar con todo el mocamen acumulado y sonarse, y sonarse, y sonarse, y parece que nunca acaba. A lo largo del día la cosa va mejorando, pero es una puta mierda igual. Cuando el trancazo sólo afecta a un orificio nasal y estoy en casa me gusta bloquearlo con una bola de clínex, como si tuviese que detener una hemorragia. No entiendo la razón, pero respirar así se me hace más llevadero. Luego me voy a la cama deseando que ese día sea el último día de calvario. No lo es, y el ciclo vuelve a comenzar.
  3. Noto que los síntomas empiezan a remitir. A veces no lo noto y simplemente lo interpreto como una tregua cuando en realidad es una victoria, pero las últimas veces sí que lo he notado. Esto suele suceder el cuarto o el quinto día. Ahora estoy en esa fase. Mañana todavía que me quedará algún resquicio y todavía tendré que sonarme la nariz alguna vez, pero llegaré bien al fin de semana.
Llevamos diez días de 2018 y no he hecho nada. Pero eh, he estado malito, así que no cuenta. El año empieza ahora.



31/12/17

Comentemos 2017

2017 ha sido un gran año. He fracasado en todo lo que me he propuesto, no he ligado ab-so-lu-ta-men-te nada, en parte porque tampoco he conocido a mucha gente nueva, creo que he engordado un poco y voy a entrar en 2018 pilladísimo de pasta. Menudo pleno. Menos mal que soy yo, porque otra persona más pesimista o más propensa a venirse abajo ya se hubiese pegado un tiro.

Aunque miento: no he fracasado en todo. He conseguido llegar a la entrada 1000 de este blog, desde luego un objetivo de lo más modesto, pero un objetivo al fin y al cabo.

En 2017 he peregrinado a Wacken (al final creo que no he hecho una entrada sobre la experiencia, al menos una en condiciones, y hubiese sido épica) y he visitado el Valle de los Caídos.  En Madrid he estado entre Pinto y Valdemoro y luego me fui a mamarla a Parla, todo bajo la etiqueta #turismorancio. No he viajado mucho más, ni falta que ha hecho. He descubierto música, he empezado a leer la trilogía de Los enemigos del comercio de Escohotado (voy por la mitad del segundo libro, avanzo despacio porque la tecnología móvil ha arruinado por completo mi capacidad de concentración), pero por otra parte no he visto ninguna serie ni película que merezca la pena recordar. Seguramente las vea a lo largo del año que viene.

Ahora miro a 2018 y lo cierto es que no veo nada interesante aparecer en el horizonte. Pero bueno, algo aparecerá.

25/12/17

Pablo Matilla - La sabiduría de quebrar huesos

Tengo un recuerdo sorprendentemente preciso de la primera vez que interactué con el autor de este libro. Fue en 2002, en el puerto de Barcelona. Estábamos en el viaje "de estudios" esperando para subir a un barco que nos llevaría a Mallorca. Yo estaba en mi grupo hablando de Mirito, un señor bien conocido por frecuentar locales de alterne (y por sodomizar a al menos uno de sus hijos, aunque esto no puedo confirmarlo), y entonces llegó Matilla sin conocerme más que de vista y me dijo: ¿pero Mirito no ye tu padre? No fue última vez que me lo diría en aquel viaje. De hecho no fue la última vez que me lo diría durante la estancia en aquel puerto. 

El tiempo pasó y ahí estaba él, haciendo botellón y jugando a juegos de beber como uno más.  Una noche me pillé un buen ciego y lo único que recuerdo es él pellizcándome los pezones con bastante mala hostia. En verano de 2005 (recuerdo el año porque estaba liado con la chica de la que hablaba en la entrada anterior) fuimos de visita a un pisito que tenía disponible en Tapia y un juego de beber me llevó a vomitar en su baño, sin luego decírselo. Ya por aquel entonces escribía bien, de hecho incluso una vez le plagié un relato para una página web, cosa que obviamente no le pareció bien. Luego se fue a estudiar filo a Barcelona. Yo fui viéndolo menos, luego menos, luego menos y luego nunca. Actualmente todavía sale en conversaciones sobre los viejos tiempos, normalmente como indicador de que la anécdota sucedió hace mucho, de la siguiente forma:
-...y entonces acabamos ahí.
-¿Pero eso cuándo fue?
-Pues no sé, pero estaba Matilla.
-Joder.
Desde entonces todo lo que he sabido de él ha sido a través de fuentes indirectas. Me paso de vez en cuando por su blog a ver qué se cuenta. Ha ganado premios, ha publicado cosas en antologías de esas que no lee nadie, en definitiva ha seguido escribiendo. Esa perseverancia (supongo) le ha llevado a publicar, por fin, su primer libro en solitario, que he leído con un interés de 7 sobre 10 y que paso a comentar.

La sabiduría de quebrar huesos es un libro de relatos cortos (hay alguno tan corto que podría compararse al sexo con eyaculación precoz) sobre el miedo. La contraportada enumera una lista de miedos que se corresponden con cada uno de relatos y que copio a continuación:

Miedo a haber malgastado la vida.
A la muerte.
A los demás.
Al futuro.
A las arañas.
Al pasado.
Al presente.
A uno mismo.
Al otro.
Al amor.
A la imaginación.
A saber.
A los padres.
A los hijos.
Al poder.

Bueno, pues el primer (y único) problema que he tenido yo como lector ha sido identificar dónde estaba el miedo en cada uno de los relatos. La mayoría me sugerían otras cosas, no miedo. En algunos de ellos sí que encontraba el miedo, pero es de estas cosas que sólo puedes ver si te dicen que está ahí,  y me pareció que el tema principal era claramente otro.  Así, "Esfir Shub" va sobre la nostalgia, "Ruina" sobre la curiosidad, el relato que da nombre al libro es sobre la redención, "Sacrificio" es sobre la familia, "Una sola condición" (este sí) sobre el miedo, "Pequeña hereje" sobre mirar al futuro, "Los que huyen" sobre el miedo también a la cárcel, "El visitante de San Rafael" sobre la obsesión, "Fronteras" sobre comer naranjas, "Caimán" e "Iceberg" no lo sé, "Acaso un puente y dos armas de fuego" de nuevo sobre la obsesión, "Deseo de nieve entre tus manos" sobre odiar a mamá, "Canciones cíngaras" sobre la paternidad y "La sala del cinematógrafo" sobre la obediencia ciega, o sobre el poder, pero no sobre el miedo al poder.

El libro tiene relatos sobre gente que se ralla y relatos que son ralladas en sí. Me gustaron más los del segundo tipo, más sorprendentes e imaginativos. Los de gente que se ralla no es que estén mal, pero si no compartes la rallada que pretende transmitir Matilla malamente te van a decir algo. Puedes entenderlo, sí, pero sólo podrás disfrutar de ello a un nivel superficial.

Lo que está claro y nadie puede poner en duda es lo bien que escribe Matilla. Da envidia, de hecho. La prosa matillesca es prosa normal pero parece poética, sus descripciones son precisas cual francotirador serbio y no cuesta nada, pero absolutamente nada, imaginarse lo que te está contando, e incluso oler el olor a mierda cuando huele a mierda. Se trata de una literatura melancólica, sombría y con un rollo intemporal que, al contrario que el olor a mierda, es una delicia. 

Os podéis pillar el libro en Amazon. También lo puedes encargar en tu librería de confianza, ellos sabrán lo que se hacen, pero en mi caso hubo un problema con la distribuidora y casi me muero del asco esperando a que me llegara, como si esto fuese un relato de Matilla o algo así. Y me jode porque yo quiero ir a fuego con las librerías de siempre contra estas empresotas gigantescas, pero a veces te lo ponen difícil.

22/12/17

¡Post nº 1000!

Un sábado noche, concretamente un 25 de octubre de 2008, nació el Blog del Sábado noche. Esta es la entrada nº 1000 de un blog que nació tras el abandono del viejo Fotolog, que a su vez había nacido tras el abandono de un anterior blog en Livejournal, que a su vez había nacido como forma de comunicarme indirectamente con una chica que más o menos me gustaba allá por 2004. Digo "más o menos" porque cuando eres un chavalete con las hormonas a tope y sin mucha experiencia ni habilidad en el tema de ligar, al final cuando te gusta alguien no es porque tenga X cualidades, sino porque es la que te hace algo de caso y la que está dispuesta a ponértelo fácil e incluso a tomar la iniciativa. Igual cuento algún día cómo acabó esa historia (porque hubo historia) si es que no lo he contado ya (porque ni me acuerdo ya de lo que he vertido aquí), pero hoy no.

Este blog ha tenido distintas épocas, muchos cambios de diseño, muchos relanzamientos y algún que otro parón importante. De hecho, algunos habréis notado que estas últimas semanas he metido el turbo, no porque estuviese especialmente inspirado, sino porque en 2017 quería llegar a las 1000 sí o sí y se me estaba haciendo tarde. Algunas entradas eran claramente de relleno, pero en general estoy contento con el resultado. Noto que escribo con más soltura y no necesito pensar mucho lo que voy a decir a continuación. Ahora creo que debería mejorar mi estilo y escribir sobre temas más... ¿interesantes? No lo sé. Los primeros años de este blog tuvieron una orientación más personal, hablaba más de lo que era mi día a día. Luego lo fui orientando más a cosas que me gustaban pero que no tenían que ver conmigo, y noté que el número de lectores fue decayendo porque sois unos putos cotillas. Luego cambié la url y, en fin, fue como empezar de cero.  De hecho los gráficos que me dan en la sección de analítica de Blogger son desoladores, pero bueno, da igual. Cuento con que, cuando muerta, alguien descubra este oscuro rincón de internet y su rincón literario.

No he revisado entradas antiguas. Me da un poco de vergüenza ajena mi yo del pasado. De hecho fue ese uno de los motivos que me llevó a borrarlo temporalmente hace unos meses, aunque por suerte o por desgracia me arrepentí rápido. Sólo espero que si algún día llego a ser famoso todo esto no acabe con mi carrera.

¿El futuro? En principio no tengo cambios pensados. Pero sí que voy a reducir el ritmo de publicación. Lo que no quiero es dejar esto totalmente de lado durante semanas o incluso meses, como ya me ha sucedido. Quiero que siga vivo, aunque no vaya a ninguna parte. Aunque nadie me lea.

Muchas gracias a todos los que os habéis pasado por aquí en algún momento. Gracias sobre todo a los que lo hacéis habitualmente, y los que me habéis preguntado por este blog cuando estaba en horas bajas. Un saludo a los que en su día habíais llegado a través de Google buscando información sobre 2 girls 1 cup. Habéis sido mi segunda principal fuente de tráfico, y bueno, dais asco.

21/12/17

Las elecciones en Cataluña

Me encantan los especiales de Ferreras. Se mantiene la emoción durante todo el rato, los tertulianos no callan aunque no esté pasando nada y hay de fondo una música épica rollo Hans Zimmer. Es difícil quitar la vista de la pantalla. Mantiene más la tensión que una final de fútbol.

Con casi el 60% escrutado mientras estoy escribiendo esto, parece que va a ganar Ciudadanos. Ciudadanos ahora mismo lo está petando a costa del hostión que se está metiendo el PP, que nunca gustó mucho en Cataluña y ahora que tienen una alternativa mejor gusta aún menos. Los de Podemos han caído porque estas elecciones son unas elecciones de blanco o negro, y no se presta mucho a un discurso que es un término medio y a mí desde siempre me pareció el más sensato. En el bloque indepe, el hostión se lo ha metido la CUP. Muchos de sus votantes se han pasado a ERC ahora que se presentan de nuevo en solitario, porque en las anteriores elecciones a muchos no les hacía mucha gracia tener que votar a ese remix que era Junts pel Sí. La derecha indepe (paso de decir el nombre del partido porque de todas formas mañana seguramente tenga otro) está ahí ahí, en un segundo puesto, con un ojo en ganar las elecciones y otro en ERC, que va por detrás pero no no demasiado lejos.

De todas formas estas consideraciones no tienen mucha importancia. Todo apunta a que mañana amaneceremos y no habrá cambiado nada. Los de Ciudadanos se despertarán con resaca, se limpiarán la nariz y se darán cuenta de que la mayoría seguramente no les dé para gobernar. Los dos grandes partidos indepes es posible que necesiten a la CUP para gobernar y esto planteará problemas, porque son gente bastante radical y van a ir a saquísimo con la construcción de la república catalana.

Vamos ya por el 70%, y tiene toda la pinta de que estas elecciones sólo servirán para comentarlas por internet. Y para llenar los bolsillos de Ferreras.