29/5/13

¡Bolo de Iron Maiden en Bilbao!

Bueno, realmente fue en Baraka, lo que pasa es que Baraka es a Bilbao lo que Lugones a Oviedo, por lo que decimos que ha sido en Bilbao, al menos a efectos de estampar en la camiseta del Maiden England 2013 (yo por supuesto me he comprado una, que usaré para lucir en los más prestigiosos bares heavys del país y así ser la envidia de un montón de gente que me importa una mierda).

El caso es que me hacía mucha ilusión peregrinar a un concierto de los Maiden al menos una vez en la vida porque llevo escuchándolos prácticamente desde que tengo memoria, y cantándolos de borrachera desde que empecé a abusar del alcohol, de modo que, cuando me enteré de que iban a tocar para cuatromil privilegiados en el mastodóntico recinto del Bilbao Exhibition Centre, me decidí a no perder la oportunidad. Ni la de ver a los Maiden, ni la de viajar a tierras vascas, que siempre es un placer.

[Inciso: hay quienes acusan  puerilmente a los nacionalistas de creerse mejor que los demás. De Cataluña no puedo hablar porque sólo conozco la parte turística, pero en Euskal Herria no es que se crean mejores: es que lo son].

No voy a explicar detalladamente el concierto, en primer lugar porque me llevaría mucho tiempo, y en segundo lugar porque no seguramente no diga nada que no hayáis visto ya. Pero lo mínimo es hacer mención a una puesta en escena realmente espectacular, con mucho fuego, todo un desfile de Eddies (el mejor, el de Seventh Son Of A Seventh Son: acojonante) y un Bruce Dickinson que, aunque ya nota el paso de los años en su voz, sigue luciendo tan bien como siempre cuando canta The Trooper con casaca roja y empuñando la bandera de Inglaterra. Se nota, por cierto, la veteranía del grupo, que saludó al pueblo vasco con una ikurriña, no como sus teloneros los Voodoo Six, cuyo cantante empezó diciendo hello Spain, con la consecuente pitada de reprobación. Hay que saber donde estás tocando.

Así pues, ya tengo una cosa menos en mi lista de cosas que hacer antes de morir, y una nueva gran experiencia en mi memoria (porque algunos prefieren tirarse medio concierto grabando y sacando fotos, cosa que nunca entenderé). Así deberían ser todos los lunes.

2 comentarios:

ALMS dijo...

El 24 de Mayo se cumplieron 10 añazos desde que los vi en el Palacio de los Deportes de Gijón. Una experiencia que nunca olvidaré.

Luis-kun dijo...

Nunca me perdonaré haberme perdido el concierto de Gijón, pero al menos he podido resarcirme, aunque sea en parte.