22/3/13

Las salas recreativas de hoy día

Me estaba acordando de un día que fui al cine a Parque Principado y, para matar el tiempo mientras empezaba la peli, decidí gastarme ir a gastarme la calderilla a la sala recreativa que había al lado. Hacía mucho que no entraba en una y me apetecía rememorar la época en la que prácticamente vivía entre maquinitas. Mas mi sorpresa fue grande al entrar en la sala y ver que todas las máquinas eran una puta mierda. Bueno, no es que fueran una puta mierda, es que no eran lo que yo buscaba. Yo quería las típica máquinas con un joystick y tres botones, cuatro si contamos el start. Quería echar una partida a los clásicos, al Pang, al Cadillac & Dinosaurs, tal vez al Metal Slug, con un poco de suerte al King of Fighters. Pero no había nada de eso. Eran todo máquinas con volante para conducir coches virtuales, máquinas con escopeta para matar bichos virtuales, algún rollo interactivo... cosas así.


Ahora estaréis pensando que soy subnormal porque es de puro sentido común que estas salas ya no se parezcan en nada a las que yo solía ir, que es absurdo pretender que los niños sigan queriendo pagar por juegos de la Neo-Geo cuando lo que tienen en la consola de casa es mil veces mejor. Todo eso es verdad, pero no se me había ocurrido pensarlo hasta que entré y vi el panorama: "ah, que estamos en 2013, no en 1996". 

Y entonces me volví a dar cuenta de lo viejo que soy. A veces se me olvida hasta mi edad, supongo que por el rollo de seguir viviendo con mis padres (este blog tiene muchos lectores, ¿¿en serio nadie puede enchufarme en su empresa??), pero de vez en cuando pasan cosas que te refrescan la memoria. Y con cierta crueldad, tengo que añadir.

4 comentarios:

Faustino Cosío Vázquez dijo...

¿Y qué me dices de encontrarte con gente nacida en el 96 que son prácticamente adultos?

Luis-kun dijo...

Esa es otra. Como cuando sales por la noche y te encuentras al típico primo al que prácticamente viste nacer... y encima descubres que ya liga más que tú.

AitorL dijo...

Pues yo recuerdo, precísamente en Parque Principado, unas maquinitas en las que podías elegir entre un montón de juegos clásicos, entre los que estaban los que tú citas. De hecho, allí jugué no hace mucho una partida al Cadillac & Dinosaurs.

Luis-kun dijo...

Pues sí que conozco esas máquinas porque las vi en algunos bares, pero en PP concretamente no vi ninguna (tampoco es que haya inspeccionado exhaustivamente). La próxima vez que pase por allí me fijaré, a ver si sigue estando.