26/3/13

Vamos a montar una agencia de rating

Seh. Pero no para ponerle nota a aburridos productos financieros, sino a las chicas (o a los chicos, si eres mujer o gay). No sería algo muy distinto a los juegos que hacen los chavales y chavalas recién llegados a la pubertad para ir tanteando el terreno con el sexo opuesto, pero el sistema que voy a proponer es más interesante, en primer lugar porque (de momento) nos ahorra opinar sobre gente que no nos gusta, y en segundo lugar, porque es mucho más claro que la habitual nota numérica. Poner un número es algo que no nos dice nada salvo que asumamos la farragosa tarea de establecer qué es exactamente lo que se está valorando, lo que a veces termina por llevarnos a puntuar por separado categorías establecidas arbitrariamente (la absurda separación cara - cuerpo - personalidad) y luego hacer una media aritmética. No sólo es un derroche de energía, sino que encima nos da unos resultados imprecisos.

Lo vais a pillar rápido porque es parecido al código que usan agencias como Fitch y S&P. Una sencilla diferencia: donde ellos ponen una A a la "calidad", aquí será una C. De menos a más, sería algo así:
C (cama)
CC (cine - cama)
CCC (cena - cine - cama)
C es alguien con quien te acostarías sin más, mientras que CCC es el tipo de mujer para la que he acuñado la expresión "ser muy novia". Si se da el caso de que estás enamorado, puedes matizarlo diciendo que es una CCC+, y si se trata de alguien a quien sólo te tirarías en determinadas circunstancias, puedes ponerle un C-, por ejemplo. La gran ventaja es que te obliga a mirar a la gente desde una perspectiva holística y, por tanto, te ayuda a tener una idea más clara de lo que quieres y/o lo que te gusta, superando por fin gilipolleces tales como "me gustan morenas" o "me gustan bajitas".

A partir de ahora, podéis considerar este sistema como vuestro, así que sentíos libres de introducir modificaciones, de ampliarlo hasta llegar al nivel de bono basura o de adaptarlo para opinar sobre hombres, si es que fuera necesario. Comienza una nueva era en el mundo de las conversaciones de bar.

2 comentarios:

Raquel dijo...

"No sería algo muy distinto a los juegos que hacen los chavales y chavalas recién llegados a la pubertad..."

Si si, o en primero de carrera!

Luis-kun dijo...

Jajaja sí, tuve en cuenta el dato, pero me autocensuré :$