10/2/13

Las ventajas de ser un marginado

Bien, en primer lugar tengo que decir que la principal característica de esta peli, en la que Stephen Chbosky adapta su propio libro, es que es aburrida. Trata sobre las típicas movidas de adolescentes (amistad, amor, droja...) pero sobre nada en concreto. Además, no aporta nada nuevo a la trilladísima visión de los institutos estadounidenses y encima sale Emma Watson. Hoy es domingo, así que simplemente diré que os sale más a cuenta quedaros en casa viendo el fútbol.

Y ahora vamos a lo interesante: algo cada vez más recurrente en el género juvenil es que nos intenten vender al nerd de turno como si fuese un fucker de toda la vida. El primer caso del que tengo memoria sucedió en Salvados por la campana, cuando Screech consiguió camelarse ni más ni menos que a la mismísima Kelly  Kapowski, algo que ya me pareció ridículo en su día y que ahora me parece incluso una falta de respeto. Años más tarde vimos como Steve Urkel (que no Stefan, ojo) conseguía enamorar a Laura Winslow, y como nadie entre el público protestaba, acabó pasando lo que tenía que pasar y nos colaron The Big Bang Theory, donde sin ningún pudor han hecho que un tipo como Leonard haya sido capaz de tirarse a Kaley Couco. Es en este contexto en el que debemos inscribir Las ventajas de ser un marginado, una peli en el que la representación del marginado sigue siendo tan inverosímil como siempre. 

Vamos a ver: esto es algo que a muchos normales os puede resultar chocante, pero un nerd (uso esta palabra en sentido amplio porque me mola mil) no liga nunca. Pero nada, o sea, cero. Esto de pillar una borrachera y despertarse al día siguiente con un orco de Mordor en la cama, es el paraíso. Es posible que muchos conozcáis casos de algún pringao que tiene novia o que consiguió un ligue de una noche, pero lo más probable es que la tía, que además le ha hecho todo el trabajo sucio (vamos, que ha sido ella la que le ha ligado a él) sea otra una desesperadilla que quiere caminar sobre seguro, o en su defecto, una tía razonablemente normal a la que le da morbo este rollo. Últimamente cada vez hay más de estas últimas, pero se cansan rápido cuando ven que una relación de este tipo no se parece en mucho a lo que ven por la tele.

Es posible que la estadounidense sea una cultura donde el cortejar esté más arraigado, pero aquí no se le entra a las tías. No, ni siquiera de borrachera. Ni aunque te indiquen verbal y explícitamente que puedes hacerlo: lanzarte es ciencia ficción. Por supuesto, lo de las cartas, declaraciones de amor y demás chorradas, son gilipolleces. El amor es algo que se sufre en silencio; nadie elabora un discurso para expresar lo que siente, entre otras cosas porque es incapaz de declamarlo sin tartamudear, y evidentemente la idea de finalizarlo con un beso es ridícula. Como también es ridícula la idea de comerse el tarro por ser incapaz de elegir entre dos tías: un nerd no elige entre nadie; pilla a la primera que está dispuesta a hacerle un poco de caso, y aún así vive en una eterna sequía. Si tuviese que rallarse porque está con una chica pero le gusta otra, sería el hombre más feliz del mundo. Si veis cualquier situación que vaya más allá del "me gusta una chica que pasa de mí", tenedlo bien claro: os están mintiendo.

Por resumirlo, volviendo a la peli que da título a este post, en la vida real Logan Lerman ni siquiera aspiraría a hacerse pajas pensando en Emma Watson. Esto es así, y si algún mierdecilla me lee, es mejor que lo vaya asumiendo. Va a seguir siendo así durante mucho tiempo, quizá para siempre. Así que lo mejor es dejar de buscarle ventajas a ser un marginado (que es una mierda y lo sabéis, por mucho que proclaméis con orgullo ese "yo es que soy asocial") y ponerse las pilas.

3 comentarios:

Jadeth dijo...

Anda que no eres duro ni nada, jajajajajaja
solamente estoy de acuerdo contigo en una cosa: es realmente cierto que un nerd nunca va a ligar pero, en qué contexto nunca va a ligar? simple y sencillo: cuando todo dependa de la primera impresión, es decir, nada de "yo la miré y ella me miró y nos fuimos al baño a conocernos mejor"(exceptuando salvedades en misiones suicidas al corazón de Mordor)
Esto suponiendo que sea el típico nerd que la gente "normal" se imagina cunado oye la palabra nerd: gordo, con granos hasta en los nudillos, pelo grasiento, gafas de pasta o en su defecto pc-ojeras, chandal y camisetas de grupos heavies, olor a fidobolas, d20 colgando del cuello... ya sabes, ese estereotipo que yo nunca he visto más que en imagenes de 4chan o series y películas.


un huesito, luis-kun

Jorge dijo...

"Años más tarde vimos como Steve Urkel (que no Stefan, ojo) conseguía enamorar a Laura Winslow, y como nadie entre el público protestaba, acabó pasando lo que tenía que pasar y nos colaron The Big Bang Theory, donde sin ningún pudor han hecho que un tipo como Leonard haya sido capaz de tirarse a Kaley Couco."

Mucho me he reído con esto. Buen post.

Luis-kun dijo...

Pues Jadeth, yo aún veo nerds por ahí. Claro, no tienen todas las características del estereotipo, pero sí los hay que se aproximan bastante. Los intuyes por que sientes ganas de coserlos a collejas xD

@George, pincho en el botón de "me gusta" imaginario.