17/9/12

Desafío total

La primera peli de Desafío total es todo un símbolo de mi infancia: es de las primeras películas que recuerdo haber visto, nunca me la perdía cuando la ponían en la tele y todavía hoy me siguen flipando sus créditos iniciales, con esa poderosa música que también abría las retransmisiones del fútbol en el Plus, dándole un carácter épico hasta a la más aburrida jornada liguera. Sin duda es la obra maestra del gran Paul Verhoeven, y quien se atreva a negarlo merece pasar una buena temporada en el manicomio. Por eso acudí con entusiasmo y sin pensármelo dos veces a ver el remake dirigido por Len Wiseman, incluso a sabiendas de que el nuevo Schwarzenegger iba a ser Colin Farrell. Y todo el mundo odia a Colin Farrell.

Quizá el error más grave de la nueva peli es que ya no se desarrolla en Marte, sino en una Tierra devastada en la que los únicos territorios habitables son la Unión Federal Británica y su colonia, que es Australia pero que simplemente se llama la Colonia. Que no está mal, pero los frikis babeábamos por ver un remake de ese Marte tan rojo como Stalingrado y tan inhóspito como el Death Valley, que era el gran atractivo de la versión de Verhoeven. De todas formas, no ha estado nada mal la estética futurista de ciudades abigarradísimas construidas en altura: la UFB viene a ser una copia de la Coruscant de Star Wars, miemtras que la Colonia recuerda más a Blade Runner, más oscura y con abundancia de estereotipados ciudadanos asiáticos, lo que es coherente con la relación opresores/oprimidos.

Por lo demás, aparte de la abundancia de escenas de persecución y explosiones, que se da por sentada, el desarrollo de la trama es lo que se espera: quizá es demasiado lo que se espera, porque yo me pasé dos horas esperando un giro inesperado que nunca llegó. La innovación se quedó en los efectos especiales y poco más, y como a mí lo que me gusta es el interior, puedo decir sin ninguna duda que es mejor la primera, y con mucha diferencia. Ahora toca leer el relato de Philip K. Dick en el que se basan estas pelis. Llevo tiempo queriendo leer algo de este autor y creo que ya va siendo hora.

2 comentarios:

Raquel dijo...

Hombre, algo si que mantienen de la película original: la extraterrestre con tres tetas. :P

Luis-kun dijo...

Jajaj cierto, se me olvidó mencionarlo, y eso que fue de lo que más agradecí de la peli. Y además acompañado por el pequeño (pero importante) detalle de desear tener tres manos.