13/8/12

Querer ser nazi y no poder

Ante todo, un poco de contexto:

La Villa es uno de los barrios más míticos de Mieres. Con edificios que datan del siglo XVII en adelante, un poco de voluntad política hubiera hecho de esta zona un casco antiguo modesto pero resultón, que mostraría tanto a locales como a visitantes que en este pueblo ya había vida antes de que abrieran las minas. Además, estando tan cerca de las instalaciones de Barredo y del campus, podría haberse creado un eje turístico interesante. Pero como no ha habido tal voluntad, tenemos un pastiche dominado por ruinas, con un par de edificios bien cuidados y bloques de viviendas que no sólo no pegan, sino que encima están puestos ahí de cualquier manera, como los hoteles en el Monopoly. Si a ello le añadimos que el riachuelo que pasa por ahí es un foco de insalubridad que huele a rayos siempre, el resultado es un barrio marginal al que sólo le dan vidilla los adolescentes que vienen a emborracharse los findes, con su botellón, sus parejitas que van a enrollarse medio a escondidas y con la clásica cría llorando por cualquier chorrada, flanqueada por un par de amigas que buscan hacer méritos para tener al día siguiente una dedicatoria en su Fotolog.

Dicho esto, vamos al lío. Resulta que hace algunas semanas (o meses, no lo sé) a un adolescente le dio por comprar un espray de pintura negra y dedicarse a pintar esvásticas por toda La Villa e incluso más allá. Ejemplo nº1:

Bueno, evidentemente  se observa que  detrás llegó un izquierdoso a boicotear el dibujo, pero me gustaría que os fijaseis en el hecho de que la esvástica, más que una esvástica, parece un pato bailando la Macarena. Pues bien: es de las que mejor le quedó. Agarraos, porque a partir de aquí viene lo fuerte. 
Aquí creo que se confunció  al hacer el cruce, y acabó metido en una especie de callejón sin salida del que desistió rápidamente. Los signos de interrogación son un añadido izquierdista.

Este está al lado del anterior: fijaos en que al autor le pasó justo lo mismo, pero al revés. Estoy totalmente de acuerdo con la anotación a pie de pared, y desde aquí quisiera felicitar al que realizó el agudo comentario.

Esto quedó tan chuchurrío que no sé si es un intento de esvástica o un intento de hoz y martillo. Echándole un poco de imaginación puede ser cualquier cosa. 

El culmen de todos los intentos fallidos. De hecho dudé bastante a la hora de sacarle la foto, porque no tiene ningún sentido. Obsérvese que en las dos últimas fotos nuestro amigo izquierdista no hizo ningún comentario: yo lo atribuyo a que ni siquiera las vio, a que las confundió con cualquier otro garabato de los muchos que hay.

Supongo que el autor, al que desde aquí quisiera agradecerle que me diera el post prácticamente hecho, no será realmente un nazi. Yo creo que es más bien el típico adolescente con poca vida sexual y muchas ganas de llamar la atención. Lo sé porque que el que fue cocinero antes que fraile sabe bien lo que pasa en la cocina, y por ello no puedo dejar de ver estos intentos de esvásticas con cierta ternura. De todas formas, voy a terminar añadiendo una foto que saqué hace años en Santa Marina y que expresa una verdad como la copa de un pino: 

3 comentarios:

Jorge dijo...

...por no mencionar que la única vez que le salió bien hizo una esvástica levógira, que no es la que usaban los nazis.

AitorL dijo...

¡No sabía que Michael J. Fox se había dado una vuelta por Mieres para pintar esvásticas! Estos famosos y sus excentricidades...

Por cierto, no te sale mi blog actualizado en tu blogroll. Debe ser una incompatibilidad entre Blogger y Wordpress, porque le pasa a mucha gente.

¡Un saludo!

Luis-kun dijo...

Buen apunte George; de hecho si algún día cae un spray en mis manos voy a ponérselo, subrayando lo de levógira, que le va a dar algo de glamour al barrio.

Aitor, pues hasta hace unos días se me actualizaba guay, porque me acuerdo de haber entrado al post de Gentle Giant (gran verdad lo de la portada, por cierto) a través del blogroll. Ya había pasado al principio y fue cuando te puse en los enlaces normales, aunque ahí no mola tanto... esperemos que se arregle.