5/7/15

Los Minions


Esta entrada va a ser breve: todos conocéis a los minions. Los entrañables secuaces de Gru: mi villano favorito, que pasado cierto tiempo es lo único que recuerdas de una peli al fin y al cabo es una peli de animación más. Los minions conectaron con el público y rápidamente se convirtieron en una máquina de hacer dinero que había que explotar al máximo, y así es como llegó esta película. Que no pare la fiesta.

Como estamos en plena campaña comercial vemos minions everywhere, y a mí me provoca una sensación ligeramente incómoda de que son niños casi esclavizados, como lo fueron Joselito o Marisol en su día. Me los imagino encerrados en jaulas de las que solamente salen para entretener al público con sus payasadas, trabajando para un magnate sin escrúpulos. Luego sacudo la cabeza y me acuerdo de que en realidad los minions no existen, pero el mal rollo ya está generado.

Al margen de esta paranoia, lo cierto es que están ordeñando a la vaca hasta la extenuación y los minions ya empiezan a resultar un poco cansinos. Cuando fui a ver la nueva de Parque Jurásico pusieron el tráiler y un montón de anuncios y el cine ya estaba lleno de carteles promocionales, así que salí de allí cansado de los minions a pesar de que había ido a ver una peli que no tenía nada que ver.

La peli en sí es algo flojucha de guión, con las gracietas típicas y protagonizada por tres de los minions: el resto de la tribu se queda en segundo plano y aparece en algunas secuencias metidas con calzador para recordarnos que están ahí. Lo mejor de los minions es cuando son un montón y empiezan a liarla parda en un apocalipsis de torpeza, de modo que pierden aquí pierden una parte importante de su gracia. De todas formas no hay que preocuparse: de aquí a, por ejemplo, 2020, les dará tiempo a sacar otras cuatro pelis de los minions y seguro que en alguna lo hacen mejor.

2 comentarios:

Marta Máster dijo...

Hola. fui el sábado con mis hijos a ver la película y no es que sea mala, es malísima... parece que ya no hay creatividad... llena de típicos y tópicos... creo que después dela super campaña de marketing que realizaron ya podían trabajar un poco el argumento... seguimos en contacto

Luis dijo...

Yo creo que el problema es que se han pensado que como los minions son intrínsecamente graciosos ya no hacía falta más, y no. Son graciosos en pequeñas dosis, pero para hacer un largometraje hay que trabajárselo.