26/2/14

La cultura contemporánea es sexualmente alienante

Me di cuenta el otro día viendo una serie americana. O sea, quiero decir, no he descubierto la pólvora ni nada de eso; es algo que instintivamente sabemos y que está en los cultural studies, pero de repente se me vino la frase del título a la cabeza y tenía que colocarla en algún sitio para que en un futuro aparezca junto con otras Verdades en el Libro Rojo de Luis. 

Me refiero a que en la tele todo el mundo liga con una facilidad pasmosa, y no sabes cómo diablos lo hacen porque siempre meten una elipsis entre el primer beso y la llegada a la cama, o entre el combo mirada-silencio y la cama. Y es algo importante, fuera coñas, que yo en la vida real siempre me quedo atascado en la parte que en TV se corresponde con la elipsis. Este tema en las comedias de situación, que generalmente se basan en el humor sentimental-sexual, es especialmente obsceno. Véase el curioso caso de Ted Mosby:


 Aunque el caso realmente fascinante es el de Seinfeld, donde incluso un gordo calvo como George ha llegado a alcanzar al friolera de 62 novias:


Esto no sólo es en las series: en el cine mainstream hay ejemplos prácticamente en todas las películas porque hay que meter un romance sí o sí, aunque no aporte nada a la trama. Y qué decir de la literatura. Ahora mismo se me vienen a la cabeza novelas como las de Bukowski o Houellebecq, donde los autores parece que ni siquiera conciben que exista el no comerse un colín y se centran en lo insatisfactorio de las relaciones.

Pues eso, que es alienante. Ni en mi día a día ni el de la mayoría de gente normal pasan esas cosas, y lo que consiguen es instalar una vocecita en nuestros subconscientes diciendo que oye, que si no pasa igual es que tenemos algún problema, que no es normal.

2 comentarios:

Raquel dijo...

Es gracioso ver en la foto que pones el historial sexual de Ted Mosby, mientras que a la pobre Madre le encasquetan un novio muerto y una relación más, para que esté pura para Ted, faltaría más. No tiene mucho que ver con el tema, pero es algo que me cabreó :P

Luis-kun dijo...

Anda, pues en eso no me había fijado yo y es verdad. ¡Bien visto Raquel!