1/2/13

Lo de los sobres

A ver, a mí no me molesta el hecho de que buena parte de los peces gordos del PP hayan estado veinte años recibiendo dinero del Señor Soborno (guiño, guiño) por debajo de la mesa. Personalmente no entiendo que gente que anda sobrada de dinero (ya no es que no sean pobres, es que muchos, empezando por Rajoy, tienen pinta de no haber visto a un pobre en su puta vida) sea capaz de arriesgarse a que le caiga un marrón por unos pocos miles de euros más. Deben de tener unos vicios carísimos, porque yo echo cuentas y  con la mitad de la mitad de lo que ganan ya sería feliz, pero bueno, hasta que lo de acumular grandes cantidades de dinero no sea considerado un trastorno mental como el síndrome de Diógenes, diremos que es su cultura y hay que respetarla. 

Lo que a mí me jode es que les pillen y se hagan el longuis, con explicaciones que son van cambiando cada día y que lo único que tienen en común es que son una basura que nadie se cree. Aquí nadie sabe nada, aquí nadie ha visto nada, todo es mentira y corramos un tupido velo. Si te pillan pues te pillan, no hay más. Cualquiera que haya tenido padres sabe que lo mejor es confesar y asumir las consecuencias, porque lo de patalear y negarlo todo, además de dar un espectáculo bastante patético, sólo consigue empeorarlo todo. 

Y es que ya no basta con que dimitan. Tienen que irse, sí, pero no a su casa, sino a un buen Gulag.

No hay comentarios: