15/4/14

Lena Dunham como vanguardia

Hace poco terminé de ver la tercera temporada de Girls y tengo que decir que cada vez estoy más encantado con Lena Dunham, de verdad. Ella, luciendo sus michelines sin orgullo (¿por qué iba a estar orgullosa?) y sin vergüenza (¿por qué iba a estar avergonzada?) en prácticamente todos los capítulos, ha conseguido triunfar en un mundillo en el que, por lo general, una mujer que no encaja en el canon publicitario de belleza sólo aparece en pantalla para ser objeto de mofa, la típica chica de comedia para adolescentes que aparece para que el frustrado protagonista cometa un error durante una noche de borrachera. Esto no es inocuo, sino que es producto de una ideología que está tan presente en nuestro día a día que no parece ideología, sino "lo normal".

En un mundo en el que la chavalada sigue reproduciendo comportamientos que en teoría deberían estar en peligro de extinción (en serio, algunas cosas que se ven hoy día en parejas jóvenes son acojonantes) y Shakira ha demostrado al mundo que es gilipollas, la serie de Dunham representa un vendaval de aire fresco que espero que poco a poco vaya borrando del mapa los superficiales y aburridos estereotipos femeninos. Ojalá vengan más tías como ella a reclamar el lugar que les corresponde en una industria del espectáculo dominada por nabos.

2 comentarios:

Raquel dijo...

Estoy de acuerdo en general, y admiro a Lena Dunham por hacer lo que hace. No obstante, esta temporada no me terminó de convencer: parece que no ha sabido muy bien qué hacer con Shoshanna, Jessa y Ray, y desde luego no tenía ninguna gana de que la respuesta a todos sus problemas fuese, al final, arrimarse a un maromo (con esto más bien me refiero al final de la 2ª temporada, con Adam levantándola en brazos en plan salvador de peli romántica).
Y aunque el capítulo de la casa en la playa me gustó mucho, nada se compara al enorme "One man's trash" de la 2ª. No sé tú, pero yo llegué a pasar grandes momentos de vergüenza ajena con marnie :P

Por cierto, que me parece curioso que en esta serie precisamente el personaje más redondo sea un tío, Adam. Como al final sea Darth Vader lo va a petar!!

Luis-kun dijo...

Pues a mí esta temporada me gustó precisamente porque sus amigas tienen menos protagonismo. Para mí Hannah es como Poochie, que cuando no está en pantalla te preguntas dónde está Poochie. Por mí podrían cepillarse a todos excepto a Hannah y Adam. Tengo ganas de ver al tío en la nueva SW, a ver qué malo le hacen.