5/7/13

Hermann Hesse - El lobo estepario

No sé de dónde sacan algunos que el protagonista de este libro es un personaje complejo: Harry Haller es un tío amargao porque no folla. Y ya. La gente que está amargá porque no folla es consciente de que está amargá, pero se niegan a aceptar que se debe a un motivo tan prosaico como no follar, así que echan la culpa a la sociedad y se describen como misántropos, se consideran incomprendidos y se identifican como lobo estepario. En última instancia el libro se puede reducir a eso, con un estilo muy bonito y todo lo que queráis, pero al final te quedas "con hambre", por decirlo de alguna manera. Y es que es todo postureo. A mí estos lobos esteparios que lucen con orgullo su licantropía porque la sociedad es decadente y todo ese rollo me pueden comer la polla, así de claro. Empezando por los que se registran en Badoo y se quejan de que no hay gente que merezca la pena. Oh wait. 

Resultan más atractivos los personajes amargaos porque follan mal. Los malfollaos son típicos de la generación beat y de Houellebecq, y sus comeduras de tarro son más interesantes y menos predecibles, al menos para mí, que estoy más cerca de ser un personaje de Hesse que de cualquier otro autor. Pero eso ya es otro asunto.

Moraleja de todo esto: a follar a follar, que el mundo se va a acabar. 

2 comentarios:

Dennis dijo...

Te voy a tener que limpiar esa boca con un estropajo.

Lo bueno del libro, que reconozco que a mi me costó 3 veces empezarlo, es la evolución de Haller, la sanación del personaje por así decirlo.

Aunque bueno, tengo que volver a leerme el final y reflexionar seriamente sobre ello.

Luis-kun dijo...

A mí el final es lo que más pereza me da xD Lo veo demasiado "de interpretar". No es que me molen los finales cerradísimos, pero este me pareció demasiado psicodélico.