11/12/12

Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo es un personaje que no suele caer demasiado bien. Tiene pinta de cani, se pasa el día escupiendo sobre el terreno de juego, es un borde, rara vez se le ve sonreír y, cuando lo hace, parece muy forzado. Reconozco que a mí al principio también me caía mal, pero ahora me inspira ternura. Cuando le veo protestar por cualquier tontería veo en sus ojos la frustración de ser casi el mejor del mundo, de que ese casi que significa estar siempre a la sombra de Messi le está consumiendo por dentro. Es lo que sentía Mark Lenders con Oliver Aton, Vegeta con Goku, Thomas Edison con Leonardo Da Vinci, Homer Simpson con Thomas Edison, tu rival del Pokémon contigo. Es como cuando eres un adolescente encoñado que acaba de descubrir que el amor de su vida no sólo no es correspondido, sino que además ella prefiere a otro y no hay nada que hacer. 

Por ello, creo que por Cristiano deberíamos sentir más compasión que otra cosa. Ser un jugador normal mola: ganas pasta, te lo pasas bien, le gustas a la gente. Pero cuando aspiras a llegar a la cumbre, quedarte a unos pocos pasos debe de ser muy duro, y eso no hay Paris Hilton que lo arregle.

3 comentarios:

AitorL dijo...

¡"Cuidao, cuidao"! Que Lenders se merendaba al pijo de Oliver Atom, lo que pasa es que este último tenía una suerte que ni se lo creía. La verdadera pareja de oro de "Capitán Tsubasa" (ya hablo como un friki experimentado) eran Mark Lenders y Dani Mellow, ¡dónde va a parar!

Un saludo.

Luis-kun dijo...

Jajaja cierto es. También estaban los gemelos de la Catapulta Infernal, aunque a esos si no les pasaban el balón desde atrás no eran nadie.
¡Saludos!

Raquel dijo...

No me toques a Vegeta, Luis, no me toques a Vegeta... :P