20/12/12

Comentario acerca de los toros

Los seguidores de los espectáculos taurinos siempre defienden su macabra afición diciendo que se trata de una lucha de tú a tú, en igualdad de condiciones, entre el hombre y la bestia, aderezando el discursito con una serie de valores pasados de moda como el valor, el honor, la bravura, etcétera.  Hombre, salta a la vista que si fuese realmente una lucha en igualdad de condiciones, morirían más toreros y menos toros. El toro sale medio colocado y desorientado a una plaza con un montón de paletos aplaudiendo, el torero tiene un montón de asistentes preparados para ayudarle en caso de peligro y además hay un tío a caballo pinchando al animal. Si eso es una lucha igualdad de condiciones, que baje Dios y lo vea.

A mí todo esto me recuerda a cuando Cómodo le dio una puñalada por la espalda a Máximo Décimo Meridio para asegurarse la victoria en el combate final. Luego ordenó que le pusieran la armadura para que no se notase la herida y que el público del Coliseo creyese que efectivamente se tratase de una lucha en igualdad de condiciones. Y aún así, perdió. Es lo bueno de todo esto: la justicia poética que hace que de vez en cuando, aunque sea muy de vez en cuando, los malos mueran.

Por cierto, el otro día haciendo zapping me encontré con la vuelta de los programas taurinos a la tele pública. Aquí ya no se trata de ser taurino o antitaurino, es cuestión de tener un gusto aaargh. Ciertamente RTVE nunca ha sido perfecta, pero ha pasado de ser un medio de comunicación digno a ser basura a una velocidad acojonante.

2 comentarios:

Laura dijo...

Yo, con 21 de diciembre por medio o sin él, sigo el dicho ese de "¡A follar, a follar, que el mundo se va a acabar!"
Todos deberían, el mundo sería un lugar, no sé si más feliz, pero a ratos, algo más satisfecho :P
Besos navideños, en concordancia con tu nueva foto de Facebook, jeje.

Luis-kun dijo...

Jajaja totalmente de acuerdo. ¡Feliz Navidad!