26/1/12

Le gusto a una chica

No es por fardar, es que la situación es nueva para mí. Bueno, también es un poco por fardar. El caso es que después de descubrir que soy hetero (sin comentarios...) empezó a tantear el terreno con un descaro graciosísimo. Cuando alguien deriva intencionadamente la conversación hacia una larga batería de cuestiones que no vienen a cuento en torno a tu vida amorosa y sexual, o estás ante el director de casting de un reality, o es que algo pasa. Y no me consta que ella trabaje para la tele, así que habria que tener una imaginación portentosa para sacar una conclusión distinta a la obvia.

Así que para confirmarlo se lo comenté directamente, un poco medio en broma para quitarle tensión al asunto. Oye, que lo tuyo es un canteo, jijijaja. Se puso hecha un basilisco y me gritó que cómo podía pensar eso, que no es ninguna desesperada y tal y cual. Vamos, que sí, pero no quiere reconocerlo. Y aquí llegan los problemas de comunicación, porque como niega la mayor yo no puedo decirle explícitamente que paso, y como no pilla las indirectas va a seguir perdiendo el tiempo con ingeniosos análisis interpretativos de mis frases más asépticas, lo cual es una putada para ambos.

Lo más curioso de todo es que estoy observando algunos comportamientos que hace unos años eran míos, y vistos desde el otro lado de la barrera dan una vergüenza ajena terrible. Ahora entiendo muchas cosas de mi adolescencia, y qué rabia da no poder volver atrás para rectificar. Si llego a espabilarme un poco, sólo un poco, ahora podría estar hecho todo un playboy como el dueño del Megaupload, pero en guapo. ¡Inventad de una vez la máquina del tiempo!

3 comentarios:

Opiniones incorrectas dijo...

¡Qué bonitos son los comienzos de las historias de amor!

Anónimo dijo...

De verdad que eres heterosexual???has perdido un lector!

Luis-kun dijo...

¡No ma wey!