7/11/11

Especial elecciones 20-N (y IV)

Con un nombre que suena a futurista, Equo es la esperada renovación del ecologismo político, superando así a Los Verdes, que ya huelen un poco a viejo, a partido tradicional. Además tiene el incentivo de estar liderado por Juan López de Uralde, conocido por ser el puto amo que trolleó la cena de gala de la reina de Dinamarca y acabó en la cárcel. Vale ya de viejos que nos cuentan sus historias de correr delante de los grises en mayo del 68; lo que se necesita es gente que se moje el culo ahora. Equo tiene un programa bastante interesante que va más allá de los asuntos ecológicos y es uno de los partidos debutantes que más hay que tener en cuenta, aunque de momento tienen más futuro que presente.

Solidaridad y Autogestión Internacionalista. Llevan muchos años dedicándose a empapelar Pumarín-Oviedo con sus carteles, que conviven con esos volantes de prostitución que alfombran el barrio los lunes por la mañana, dando lugar a una curiosa estampa que, cuando hace mal tiempo, nos traslada a una especie de futuro decadente muy Blade Runner. SAIn es un partido de comunistas que no quieren reconocer que son comunistas, por eso cuidan tanto el lenguaje que incluso el propio nombre del partido es un circunloquio. Se dan aires de ONG, con un rollo de transversalidad que suena a secta. Esto ya no lo dice Google; lo digo yo. Pero seguramente no me equivoque.

Izquierda Unida. El gran problema de IU es que son como un gallego en una escalera, que no sabes si sube o baja. Cayo Lara tuvo la oportunidad de demostrar, hace unos meses, que estaba dispuesto a abandonar el colaboracionismo con el PSOE, pero su condena a los militantes de Extremadura le retrató muy bien. Cómo te vas a fiar de alguien que critica el neoliberalismo del gobierno y a la vez sigue distinguiendo a los partidos dinásticos en términos de derecha e izquierda. Es contradictorio.  Aun así cabe mencionar que, dada la gran heterogeneidad del partido, tiene mucha gente digna con grandes ideas que aportar y, por mucho que les joda a los radicales que meten a IU en el mismo saco que PP y PSOE, los principales consensos del 15-M ya estaban incorporados al programa de la coalición desde hace tiempo.

Partido Animalista Contra el Maltrato Animal. Este partido es lo más cool. Cuando no sabes muy bien lo que votar porque todos te parecen igual de malos, votas al PACMA, que por lo menos tienen unos objetivos claros que no dan lugar a ambigüedades. Y luego te jactas de ello, porque a ver quién es el listo que te mira mal por haber votado a un partido contra el maltrato animal. Lo bueno del PACMA es que lleva a votar a mucha gente que de lo contrario se quedaría en casa, a pesar de que su programa lo podría asumir tranquilamente cualqueir partido ecologista. Lo malo es que tienen pinta de ser unos talibanes de órdago.

Tal es el panorama. Opciones hay más que de sobra por mucho que os mole decir que todos son una mierda, así que no veo por qué vamos a tener que seguirle el juego al poder viendo como bobos el debate de hoy como si fuera un partido de fútbol. Alguien lo definió magistralmente como autodebate. A mí me recuerda a la imagen de Gollum discutiendo consigo mismo sobre cómo y cuándo debía quitarle el anillo a Frodo.

No hay comentarios: