6/11/11

Especial elecciones 20-N (III)

Ayer había mencionado que Google asocia rápidamente al Partido Humanista con una secta. Pues lo mismo hace con Unificación Comunista de España. Estos son los que en las pasadas autonómicas se presentaron sólo por la circunscripción oriental pidiendo el voto para UPyD, llegando a obtener diez votos. Fue una de las muchas escisiones que tuvo el PCE a raiz de lo de Checoslovaquia y uno de los partidos que se quedaron sin legalizar hasta el final de la transición (por si acaso). Su peculiaridad es que combinan un discurso comunista de la vieja guardia con un nacionalismo español muy cerrado, gracias a lo cual podemos deleitarnos con fotos como esta. ¿Cuánta gente les votará esta vez?

Por un Mundo Más Justo. Este partido lleva por bandera la erradicación de la pobreza, y para conseguirlo combina medidas de derechas (liberalización del comercio para que los pobres puedan vender sus productos en igualdad de condiciones) y de izquierdas (aumento de las ayudas al desarrollo). Todo eso está muy bien, pero ahora mismo es muy difícil de llevar a la práctica por la sencilla razón de que las estructuras políticas y las económicas no cuadran. Ese es el principal problema de este siglo, y hasta que no entendamos que para arreglar el mundo hacen falta las herramientas adecuadas, lo vamos a llevar muy crudo.

Partido Socialista Obrero Español. La herramienta del Banco de Santander para defender sus intereses, que son los de sus accionistas, en América Latina (vean ustedes la línea editorial de El País al respecto) se va a pegar el mayor batacazo de la historia, pero tiene una base de votantes zombis lo suficientemente amplia para seguir siendo la segunda fuerza política. Decepcionante. Lo que más me repatea de todo es esa actitud que tiene Rubalcaba de fingir que no ha pasado nada, que no ha sido cómplice de todo lo que ha pasado hasta ahora. Y ahora va de izquierdista y se pone a rajar de todo lo que se ha hecho hasta ahora. Menudo morro. Lo que tenían que haber hecho los militantes de base el PSOE es una revolución desde abajo apoyando al profesor disidente que se presentó a las primarias. Pero la podredumbre y el lameculismo y el tráfico de echufes son demasiado poderosos a estas alturas como para que algo pueda cambiar. Ojalá el descalabro electoral sea mucho más grande de lo previsto.

Partido Democrático y Constitucional. Conocido básicamente por ser el partido del cura (ahora ex-cura) de La Manjoya, muy querido en La Manjoya y quizá algunos pueblos de alrededor, pero poco más. Sacaron poco más de mil votos en las autonómicas, supongo que porque no aportan nada nuevo. Discurso regeneracionista, anticorrupción y patatín patatán. El nombre del partido ya induce a la desconfianza: dicen en su página que es un partido democrático porque el único criterio de verdad objetiva en la sociedad civil es la decisión de la mayoría. Eso no es democracia, sino otra gilipollez postmoderna. Uno más uno van a seguir siendo dos aunque se vote en referéndum que son ocho, y el que no lo vea por las buenas lo tendrá que ver por las malas. Y respecto a lo de ser constitucional, con la crisis de legitimidad que han introducido PSOE y PP en el ya cuestionable texto, es algo habría que empezar a utilizar como un insulto. Yo no me fiaría de ellos.


2 comentarios:

Leralion dijo...

"Otra gilipollez postmoderna", me descojono; es un mundo tan ideal para manipuladores, y sobre todo saliendo del seno eclesiástico sabrá de eso más que nadie.

Luis-kun dijo...

Yo pensaba que era uno de estos curas rebeldes que tal y cual, pero parece que no...